domingo, 17 de abril de 2016


No...



No el estrépito de una carroza,
sólo dos miradas que se han cruzado.

No la Babilonia destruida:
sólo dos almas frente a frente.

No un ciclón del Pacífico,
sólo dos flechas de los escitas.


Sureando