segunda-feira, 4 de abril de 2016



Entonces me miró...







"Entonces me miró;
y el mediodía de sus ojos se posó sobre mí; y dijo:
-Tienes muchos amantes y, sin embargo, solo yo te amo.
Los demás hombres se aman a sí mismos en tu proximidad
pero yo te amo en ti misma.
Ellos ven en ti una belleza que desaparecerá
más rápidamente que sus propios años;
mas yo veo en ti una belleza que jamás declinará
y que en el otoño de tu existencia
no temerá contemplarse a sí misma en el espejo
y nunca será ofendida.
Únicamente amo lo invisible en ti".






Sureando