quarta-feira, 20 de janeiro de 2016








El toro

Es la noble cabeza negra pena,
que en dos furias se encuentra rematada,
donde suena un rumor de sangre airada
y hay un oscuro llanto que no suena.

En su piel poderosa se serena
su tormentosa fuerza enamorada
que en los amantes huesos va encerrada
para tronar volando por la arena.

Encerrada en la sorda calavera,
la tempestad se agita enfebrecida,
hecha pasión que al músculo no altera:

Es un ala tenaz y enardecida,
es un ansia cercada, prisionera,
por las astas buscando la salida.


RAFAEL MORALES

De: Poemas del toro