segunda-feira, 21 de dezembro de 2015

No es sólo...



No es sólo la pasión de los abrazos,

la saliva, el aroma, el vértigo, los besos
o el plácido desvelo de la ausencia.

Mi amor es la fábula y la trama,

el relato interior que sigue a cada encuentro,
la glosa que acompaña los adioses,
el minucioso exámen de las frases
y el eco que tu voz le pone a mi silencio.

Mi amor es ser feliz y no engañarme

anticipando el daño del negro desengaño,
cuando el sexo se esfume en el recuerdo
remoto y resentido de un orgasmo.
El consentir la calma en las mareas
y atesorar las horas y los días
de la fiesta de luz que celebramos,
del banquete voraz de los sentidos.

Y abolir la frontera de los cuerpos,

detenernos, subiendo la escalera,
a besarnos en todos los peldaños.


Leopoldo Alas Mínguez
Foto: Sena, 1954.