quinta-feira, 31 de dezembro de 2015


Correspondencia




"mas en saber que escribo para ti se turba el seso y se pierde el sentido".
Diego de San Pedro



Olvidada en el hueco húmedo oscuro
Encontré ayer la caja y el sudario
Papel acartonado que es mortaja
De sueños desleídos en los años
Y al sacarla entre mis manos
Las mejillas de nuevo rojas
Brasas cárdenas inflamadas
Derritiendo el auricular del teléfono
El día que mi padre
Con expresión burlona en los ojos
Me lo tendió diciendo
es para ti
Pregunté quién con cuatro pares
De ojos clavados
En mi nuca sorprendida
y eras tú
Desde una cabina superpoblada
Con tus amigos haciendo el tonto
Yo incómoda expulsando
Con esfuerzo monosílabos
y mis hermanos riendo


Y tu voz al otro lado fue la soga
Que quise gustosa atarme al cuello
O el puñal que desgarró
El velo de mi mundo

Desde entonces convertidos
En ladrones en busca y captura
De lugares donde escondernos
Y planear entre besos
Cómo arrasaríamos con todo

las clases

las normas

los parques

Zarzas de llama oscura
Consumidas por las noches en vela
Por la pasión inaplazable
De aquellos que ya
Han caído al vacío
Pero se creen inmortales

You really got me
Me decías en tus cartas
Aquel verano que te dio por los Kinks
El mismo que te fuiste con tus padres
A Cádiz y no pude
Como Dido seguirte
En Sevilla o Cartago rabiosa
Viendo tu cara en todos
Los buzones de correos

Llegó septiembre
Y su beso como el tuyo frío
Cuando nos volvimos a ver
El aire helado entre ambos
y tus amigos riendo

El fuego se tornó brasa
La broma fácil silencio
Y en mayo te saqué a bailar
En aquella caseta

A la que fui por ti
porque a mí no me gusta
y lo sabes
Tenemos que hablar susurraste
En mi oído tu lengua estilete
Y ni siquiera terminamos
Aquella danza macabra

Y la sombra de septiembre
Se hizo carne
y tenía un nombre
Y era morena y alta
Y hermosa como yo nunca
Y había estado allí
en los silencios
en el crepitar de la brasa
Todo el tiempo

Y morirme
Allí mismo
vaya número
Entre música y palmas
mírala cara a cara
Y tus amigos te daban
Palmaditas en la espalda
los muy cabrones y brindaban
borrachos riendo
Y no era suave el aire
En Pascual Márquez
Los farolillos como alfileres
Como bromas como bombas
Luciérnagas burlonas
A punto de reventar en mi cabeza

Los borrachos y el vómito
Que dejé en una esquina
Entre repicar de cañas
Como ex voto a lo que fuiste
Como ofrenda a mis recuerdos
Al amor que nunca volvería
A refrenar
golondrina asaeteada
Su vuelo
Y ahora no sé qué hacer
Con esta caja llena de cartas
Cofre del tesoro del tiempo
Perdido que ahora apesta
A cieno y a tu gomina
Talvez las guarde conmigo
Y conserve así
La melodía de tus canciones
Un cálido recuerdo
al menos uno
Al que poder acudir
Cuando cubra mis ojos
La mano fría
O hacerte arder al fin
Con ellas díscolo Eneas
Mientras toco con mi arpa
Una de los Kinks
Te las hago tragar cual Leriano
O compongo con una media sonrisa
Una hermosa elegía en sepia
A lo que fue
Cargada de nostalgia y melancolía
y luego la borro

B. Vargas


Infula Barataria