segunda-feira, 30 de novembro de 2015

PRÍAPO PARONOMÁSICO

    




                       Ah, bella blonda, monda y lironda
                                     Guillermo Cabrera Infante



Por el deseo impelido
Impedido
Por un priapismo desmedido
Ansiaba errático y sentimental
Feo efebo cuando bebo
Fatuo fauno semental
Atraparla ninfa en su crisálida
De cada cuatro décadas o más
Púber eterna
Virgo intacta

Incógnita indómita erudita
Con rubicunda rabia tocada
Yo la siringa tocaba y ella mientras
Imperando
                en atronante trono coronada
Retocada majestad trocada
Verdadera beldad asentada
Aguardaba
               en su pandémico pandero
               de atroz albatros colérico
               como en balada de Coleridge

Y yo
       baboso



           balaba barritando la berrea
               pese al trombo ronco de mi trunca trompa

Oh cornucopia de sus nalgas
Rocalla rococó de algas
Y espumas de mar en mis anhelos

Y me confieso confuso
              musito mustio
                                       
Quién erró si no el destino
Fue acaso un desatino
Una paranormal paronomasia
La alteración de una aliteración
Quién
         en el pálido óvalo
De su rostro divino
De súcubo salmantino
De deseada diosa odiosa
De célebre célibe delphino
                                          osa
Dibujar ese gesto pedante
De mohíno petulante

Y envidio a Ovidio
A Virgilio y al Dante
Que ignoraron su existencia

Oh díscola y lacónica
Erótica y sarcástica
Preciosa pretenciosa
Diablesa obesa
Lívida artífice libidinosa
          de mi negra oscuridad
          de mi ocaso y destrucción
          de mi constante erección