domingo, 1 de novembro de 2015

Felicidad "tan simple que asusta"






A lo largo de la historia todos los filósofos han reflexionado sobre la felicidad, y no menos los psicólogos que han publicado miles de extensos trabajos abordando este estado emocional.
La pregunta sobre la felicidad fue esencial en el surgimiento de la ética en la Antigua Grecia, y los filósofos encontraron respuestas muy diferentes, lo cual demuestra que, como decía Aristóteles, todos estamos de acuerdo en que queremos ser felices, pero en cuanto intentamos aclarar cómo podemos serlo empiezan las discrepancias (placer para algunos, honores para otros, contemplación, conocimiento intelectual para otros más...) Aristóteles rechaza que la riqueza pueda ser la felicidad, pues es un medio para conseguir placeres o bien para conseguir honores, pero reconoce que existen personas que convierten a las riquezas en su centro de atención.
Sin embargo, aunque estos bienes particulares no basten, ayudan, y en esto Aristóteles mantiene una postura moral bastante desmitificada y realista, el bien no puede ser algo ilusorio e inalcanzable. 

Sin ciertos bienes la felicidad será casi imposible de alcanzar. 

Para Aristóteles la felicidad humana se basa en la autorrealización dentro de un colectivo humano, adquirida mediante el ejercicio de la virtud.
Existen también otros filósofos que han trabajado el tema de felicidad individual en otros términos: Epicuro entiende la felicidad como autosuficiencia en el placer moderado; Leibniz defiende la felicidad como adecuación de la voluntad humana a la realidad; Stuart Mill defiende un concepto de felicidad como satisfacción de los placeres superiores; para Nietzsche, el ser humano no fue concebido para la felicidad, sino que está destinado a sufrir; asimismo para autores del Nuevo Pensamiento o New Thought, la felicidad es una actitud mental que el hombre puede asumir conscientemente, es decir, es una decisión. La idea de que la felicidad sea una decisión se basa, para ellos, en el hecho de que el individuo busca muchas formas de encontrar esa felicidad en muchos aspectos, y aun así, parece esquiva para la mayoría de las personas. Al descubrir que existen seres felices e infelices en todas las diversas condiciones socioeconómicas, geográficas, de edad, religión, sexo, estados mentales (hay personas con problemas mentales que a pesar de ello son realmente felices), estos pensadores concluyen que cuando el individuo decide aceptar su condición y su pasado, y asumir la vida tal como es en ese momento y construir su vida a partir de aquellos preceptos, es entonces realmente feliz.

En la filosofía oriental la felicidad se concibe como una cualidad producto de un estado de armonía interna que se manifiesta como un sentimiento de bienestar que perdura en el tiempo y no como “un estado de ánimo de origen pasajero, como generalmente se la define en occidente”. Por consiguiente la felicidad perdura en el tiempo y se identifica como una cualidad, tal y como ser alto, fuerte o inteligente una persona es feliz.

Después de exponer lo anterior y reflexionado sobre ello, puedo hacer mi pequeña y humilde aportación filosófica diciendo que, considero la felicidad como un estado de armonía interna, pero…. puede ser que todo se reduzca a “mínimos”, tal como afirma un texto anónimo que me ha enviado una amiga.

“De repente todo se vuelve tan simple que asusta. Perdemos las necesidades, se reduce el equipaje. Las opiniones de los demás, son realmente de los demás, incluso si son sobre nosotros; no importa. Abandonamos las certezas porque ya no estamos seguros de nada. Y no nos hace falta. Vivimos de acuerdo con lo que sentimos. Dejamos de juzgar, porque ya no hay bien o mal, sino más bien la vida que eligió cada uno. Finalmente entendemos que todo lo que importa es tener paz y tranquilidad, es vivir sin miedo, es hacer lo que alegra el corazón en ese momento. Y nada más.

Cuando descubrimos todo eso es cuando llega la satisfacción plena. La verdadera felicidad”.


Manuel BAREA